fbpx
Ventiladores de techo

Las 10 cosas que necesitas saber sobre la ventilación industrial para ahorrarte más de 90.000€

Las 10 cosas que necesitas saber sobre la ventilación industrial para ahorrarte más de 90.000€

Las 10 cosas que necesitas saber sobre la ventilación industrial para ahorrarte más de 90.000€

Pensaras, como saber algo sobre ventilación industrial, extractores o sistemas de renovación de aire, me van a ayudar a ahorrar esa cantidad tan grande de dinero.

Pues la respuesta es más simple de lo que imaginas.

1.-

Un sistema de ventilación es un compendio de máquinas e instalaciones cuya función es la de sustituir el aire ambiente interior de un recinto, el cual se considera indeseable por falta de temperatura adecuada, pureza o humedad, por otro que aporta una mejora.

Esto es logrado mediante un sistema de ingestión de aire y otro de extracción, provocando a su paso un barrido o flujo de aire constante, el cual se llevará a su paso todas las partículas contaminadas o no deseadas.

Sistema de extracción

Para ventilar un local por el sistema de Ventilación General o Ambiental lo primero que debe considerarse es el tipo de actividad que se realiza en el mismo.

No es lo mismo una oficina moderna, espaciosa, con bajo índice de ocupación, que una cafetería, una sala de fiestas, un taller de confección o de pintura.                      

La razón de ventilar los habitáculos humanos es el de proporcionar un ambiente higiénico y confortable a los ocupantes ya que se estima que pasan encerrados en locales un noventa por ciento de su tiempo. Hay que diluir el olor corporal, controlar la humedad, el calor, y la polución que desprenden los muebles, moquetas, suelos y paredes de los edificios, además de los resultantes de las eventuales actividades industriales.

2.-

A que nunca habías pensado que la moqueta o la pared podrían estar en tu contra, pues así es, muchísimas de las infecciones pulmonares que sufrimos vienen por esporas u hongos y a estos les encanta nuestras telas y espacios de trabajo aclimatados

Una forma de proceder es calcular el caudal de aire necesario en base al número de ocupantes y en razón a 7,5 litros por segundo (Si, todo ese aire limpio es el que necesitas para que tu respiración sea sana)

Una mejor opción es recurrir al cálculo basado en el número de renovaciones/hora, esto es, las veces que debe renovarse por hora todo el volumen de aire del local.

3.-

Para su cálculo se determina primero el volumen del local, multiplicando el largo por el ancho y por el alto, o descomponiendo en figuras simples el volumen total.

Volumen V (m³) = L x A x H (m)

Se escoge luego el número N de renovaciones por hora, según sea la actividad desarrollada en el local y se multiplican ambos.

Caudal Q (m³/h) = V x N

Renovación aire

De esto dependerá el tipo de ventilador que deberemos instalar para ventilar nuestro espacio.

4.-

Tipos de ventiladores

No existe una clasificación única de los ventiladores. En este artículo vamos a desarrollar el criterio de la trayectoria del aire, atendiendo a las dos tipologías más extendidas: los ventiladores axiales y los centrífugos.

Ventiladores Centrífugos: En este tipo de ventiladores el flujo de aire cambia su dirección, en un ángulo de 90°, entre la entrada y salida. Se suelen sub-clasificar, según la forma de las palas o álabes del rotor

Ventiladores de álabes curvados hacia adelante. Adecuado generalmente para aplicaciones en las que se requiere un caudal relativamente bajo y una elevada presión. Se caracterizan por tener un gran número de álabes estrechos inclinados hacia adelante, según el sentido de giro y con poca separación entre ellos. La potencia absorbida aumenta rápidamente con el caudal. Es importante verificar que el ventilador no consume más de lo indicado en la placa de características, de lo contrario podríamos dañar el ventilador. Estos tipos de ventilador se pueden encontrar en diferentes circunstancias, como por ejemplo, “dentro de una caja de ventilación” en la que el aire debe ser filtrado (aire limpio).

Ventiladores centrífugos radiales álabes rectos: Es el diseño más sencillo y se utiliza básicamente para el transporte de materiales. Es resistente mecánicamente y muy robusto.

Ventiladores centrífugos de álabes curvados hacia atrás: Se caracterizan por tener álabes grandes, inclinados hacia atrás. No tienen riesgo de sobrecarga del motor según el punto de funcionamiento, como sí ocurre en los curvados hacia adelante. Las aplicaciones habituales son extracción de campanas de cocina (aire no tan limpio como los de álabes hacia adelante) incluso que podrían contener polvo.  

Ventiladores Axiales : Son aquellos en los que el flujo de aire sigue la dirección del eje del ventilador. Se suelen llamar helicoidales porque el flujo a la salida tiene una trayectoria con forma helicoidal. En general son adecuados para mover grandes caudales a bajas presiones. Se pueden llegar a clasificar según su envolvente

Ventiladores helicoidales: Son ventiladores adecuados para mover grandes caudales de aire con bajas presiones.  Se aplican en aportación y extracción de aire en naves industriales. La instalación habitual de estos ventiladores suele ser en pared, encastados o en vidrio. Es por ello que son normalmente llamados ventiladores murales. Sin embargo, la aplicación más habitual es como extractor de baño, si bien consiguen mover un relativo alto caudal a baja presión.

Ventiladores tubulares: Disponen de una hélice de álabes generalmente orientables.  Pueden mover aire venciendo resistencias moderadas. Por su construcción es apto para intercalar en conductos. Se puede utilizar como extractor de parkings (certificado F400) o bien como ventilador de extra aportación para diferentes aplicaciones. También se utiliza en algunos sistemas industriales como cabinas de pintura y extracciones localizadas de humos.

Pero por si solo el ventilador o extractor no componen un sistema de extracción completo hay que establecer un sistema de succión capaz de captar, arrastrar y trasladar el aire, que posiblemente estará cargado de partículas, lo que hará que el sistema pierda eficiencia o se obstruya en el peor de los casos.

5.-

Los elementos básicos que debemos comprobar en el sistema de extracción de aire son:

   La Captación. VER

   El Conducto o canalización. VER

   El Separador o filtro. VER

   El Extractor de Aire.VER

 

6.-    

   La Captación

 

   Su misión es la de poder atraer el aire con las partículas que contenga para trasladarlo al lugar de descarga.

El caudal de captación varía aproximadamente con el cuadrado de la distancia, o sea que, si la campana está a una distancia L del foco, necesitando un caudal Q para captarlo, si se aleja a una distancia 2L el caudal necesario será 4Q.                                  

 

7.-    

    La Canalización

Este tema es materia de estudio en universidades por lo que no entraremos en detalles y con un simple diagrama podemos calcular el diámetro de las canalizaciones que necesitaremos para nuestro caudal de aire

Perdida de aire

8.-

    El Separador o filtro.

                El filtro deberes de ir en consecuencia con la cantidad de partículas en suspensión que tengamos y su naturaleza.

                En un entorno normal de trabajo con un filtro básico que elimine las impurezas de polvo e insectos del aire será más que suficiente, sin embargo, en un ambiente con gases peligros tendremos que buscar filtros que se adapten a la naturaleza de los gases que se necesiten filtrar

Filtro aire

9.-   

    El Extractor de Aire.

Es uno de los puntos más importantes de nuestro sistema y como ya vimos antes en el apartado Tipos de ventiladores” hay una gran variedad y tipos que se adaptan a nuestras necesitadas y nos darán unas prestaciones diferentes.

 

10.-

Y ahora me preguntaras después de pasar todo este tiempo preparando el sistema de ventilación perfecto, donde está el ahorro prometido de más de 90.000€. Pensaras que como siempre te han vuelto a mentir.

No, no te he mentido, si te paras a pensarlo una enorme cantidad de los accidentes que se producen en empresas, derivan de un ineficiente sistema de extracción ya sea por acumulación de gases combustibles, tóxicos o simplemente perjudiciales para la salud de los trabajadores.

Calcular bien las necesidades de tu sistema de extracción, no es un paso a tomar a la ligera, quedarte corto o no tener la capacidad de renovación necesaria a pesar de tener un equipo extractor potente, puede costarte un accidente, una enfermedad laboral o en el peor de los casos un accidente mortal y en ese caso el coste en indemnizaciones es muy superior al invertido.

Aquí tienes un pequeño estrato de las cuantías que maraca el estado en caso de accidente

Tabla de indemnizaciones

Aquí puedes ver el real decreto completo con todas sus tablas de indemnizaciones.

Invertir en seguridad te puede hacer ahorrar mucho dinero.

.

Sin comentarios

    Dejar una respuesta