Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. 
aceptar

Extractores



Los extractores son necesarios por muchos motivos. Su capacidad para evitar la acumulación del vapor, de la grasa o de los distintos olores que se producen en una cocina cada vez que se trabaja en ella son solo algunos ejemplos que lo certifican.

Dicho esto, en función de cuál es la necesidad que necesitamos cubrir, el tamaño que disponemos para instalar un extractor o cómo deseamos integrarlo en el ambiente de la instancia en la que se va a colocar acabaremos decantándonos por uno o por otro. Y es que cualquiera de estos aparatos es mucho más que un mero extractor de olores.

Es por eso que, a menudo, y dada la gran cantidad de extractores de humo que existen en el mercado, no es sencillo decidirse por un modelo o por otro teniendo que filtrar todas las opciones disponibles por variables tales como la potencia, el funcionamiento, el tamaño, la forma y también, claro está, el presupuesto disponible para este indispensable aparato.

Antes de adentrarse en el enorme escaparate de posibilidades que se nos ofrece es importante conocer qué tipos de extractores para cocina existen fijándonos en los distintos tipos de modelos que existen en el mercado.

Tipos de extractores

Por un lado encontramos los extractores de techo. Se trata de aparatos con un potente motor que hacen mover unas turbinas para aspirar el aire. Este tipo de extractor de cocina requiere de una salida exterior para poder funcionar. Su instalación es tremendamente sencilla necesitándose tan solo conectar el conducto vertical de la campana a la boca del conducto de extracción situada en el techo de la cocina.

Por otro lado encontramos los extractores centrífugos. En este caso el motor que incorpora este tipo de extractor de aire para cocina lleva unas aletas que aspira el aire conduciéndolo hacia el exterior. Adosados a la pared suelen ser de plástico cuando su uso es particular y algo más grandes y de acero cuando su utilización es comercial.

Además, también podemos encontrar los extractores tubulares, que pueden ser en línea o en conducto. En el caso de los primeros se trata de uno de los más silenciosos del mercado contando con aspas alrededor del eje del motor pudiendo mover grandes cantidades de aire. En el caso de los segundos se trata de extractores helicoidales, siendo uno de los más socorridos para su utilización en locales y oficinas. 

¿Qué tipo de extractor necesito?

Como ven las opciones que se presentan ante nosotros a la hora de adquirir un extractor no son pocas, oscilando los precios, que van desde los poco más de 12 euros a los algo más de 300 euros, tanto como sus funcionalidades.

Es por eso que lo más recomendable, salvo que se tenga claro aquello que está buscando, es preguntar a nuestros vendedores que, como especialistas, le podrán indicar cuál es aquel que mejor se adapta a sus necesidades.

Para ello puede hacer uso del chat adjuntado en la esquina inferior derecha y que le conectará en cuestión de pocos segundos con un especialista para aclararle cualquier asunto sobre extractores y otros artículos disponibles en este portal.

Mostrando 1 - 21 de 21 productos